Las manos

Mi primer daguerrotipo

Mi primer daguerrotipo

Y un día, mi hermano me regaló mi primer daguerrotipo.

Era un cofre pequeño gastado por el tiempo. Lo abrí. La imagen que apareció, expuesta sobre placas de cobre plateado, mostraba las figuras de dos hermanos. Y pensé que era un objeto tan frágil y hermoso.

El daguerrotipo fue el primer proceso fotográfico de la historia. Se presentó el 19 de agosto de 1839 en la Academia de Ciencias en París. Y pronto irrumpió en América y el mundo.

La procedencia de este daguerrotipo es desconocida así como su autor. Es una imagen sencilla, de medio cuerpo, de dos hermanos. Está coloreada a mano, un detalle que lo hacía más costoso en aquella época. Los hermanos debieron permanecer quietos durante los largos segundos que duró la toma. En sus inicios, el proceso requería exposiciones de 20 a 30 minutos, pero con los avances técnicos se logró conseguir tiempos que variaran entre los 20 segundos al minuto.

Es una imagen positiva única, sin negativo.  Y es extremadamente frágil: se los colocaba en estuches para conservarlos en buen estado de aislación ya que cuando están en contacto con el aire, se oxidan y se deterioran.

Cuando el pequeño cofre llegó a mi casa, lo abrí y miré la imagen durante unos pocos minutos. Le saqué una fotografía y lo cerré. Todavía me acuerdo de esas manos tan delicadas, encapsuladas en el tiempo.

Comentarios

  1. Agustina dice:

    Una belleza de imagen

escribe tu comentario




− 6 = 1